domingo, diciembre 18, 2011

LOS PLATOS MÁS PICANTES DE LA COCINA TÁRTARA de Alina Bronsky



Los platos más picantes de la cocina tártara
Alina Bronsky
Editorial Siruela, colección Nuevos Tiempos, Madrid, 2011
Traducción del alemán y notas de Javier Sánchez-Arjona Voser
ISBN: 9788498415841


Como a muchos lectores les habrá ocurrido, lo primero que les lleva a esta novela es el título. La ves en un estante en la librería y, claro, te hace gracia. Pero la abres para ver de qué va. Yo suelo mirar los índices, las contraportadas y alguna página abierta al azar, para saborear un poco el estilo. Y eso hice. Miré el índice: empezando por "La aguja de hacer punto", pasando por "¿Átomos?", "Sin mí, nada funcionaba" o "La montaña no me quería", llegué al último capítulo sin hacerme una idea clara del contenido del libro. Bueno, sí, una idea sí estaba clara: no era un libro de cocina. Pasé a la contraportada final y terminaron de aclarármelo:
           "Aunque parezca un libro de cocina, es una fascinante novela, con un estilo mordaz y punzante. Una historia que atrapa, cautiva y divierte" 
                                                                            Leipziger Volkszeitung                           

La cosa promete, pensé. Qué buena manera de intrigar al lector... Así que me dispuse a leer la sinopsis de la editorial:

"Después del colapso de la Unión Soviética, la necesidad de supervivencia de Rosalinda la lleva, junto con su hija Sulfia y su nieta Aminat, desde los Urales a Alemania, la tierra prometida. En Alemania trabaja de señora de la limpieza, mientras en su casa es una tirana que impone su criterio en la vida de su hija y de su nieta.
Alina Bronsky cuenta la historia de la infancia y juventud de Aminat, dividida entre una madre desgraciada y una abuela egoísta y manipuladora, obstinada en mantener a toda costa sus raíces tártaras.
Un libro aderezado con grandes dosis de humor negro, que relata la hilarante historia de tres mujeres inolvidables, cuyos destinos se enredan en una tragicomedia familiar, que es a la vez un retrato de la nueva Europa."


Ya verdaderamente intrigada (y complacida, porque barruntaba que estaba a punto de encontrar una "joyita") pasé al último peldaño:  abrí al azar y leí lo siguiente:

"Al salir de la guardería, hablaba con ella sobre cómo le había ido el día, corrigiendo su gramática y ampliando su vocabulario.
- Electricidad, querida -le decía cuando intentaba meter unas tijeras en el enchufe-. Comunismo, querida -le decía cuando conseguía comprarle plátanos, que dejaba madurar en el alféizar de la ventana y de los que le daba sólo uno al día, para que duraran-. Gravedad, querida -le decía cuando se volvía a caer de nuevo, lo que ocurría a menudo, porque en sus primeros años era increíblemente torpe."  (p.36)

No pude resistirme. Me lo compré y lo leí.
Y acerté en todo.

Los platos más picantes de la cocina tártara es una novela original, diferente, amena, que consigue entretener, divertir, hacerte reflexionar, etc. ¡Ah, y también te enseña alguna que otra receta!
 Está narrado en primera persona, en la voz de Rosalinda, la abuela, a través de la que descubrimos a las otras protagonistas de la historia: Sulfia y Aminat, mientras surgen muchos otros temas,  a través de las vivencias de estas tres mujeres y de la forma de ver el mundo de Rosalinda. 
No se puede negar que la novela tiene un cierto toque de realismo mágico (sobre todo al final), con una prosa ágil,a veces hasta poética, y con un cierto testimonio de la época en la que transcurre.
En definitiva, una buena novela que me ha supuesto un descubrimiento interesante para acabar el año.
Me gustaría destacar la traducción de Javier Sánchez-Arjona, impecable y acertada, así como las notas a pie de página, oportunas e instructivas.

Biografía de la autora, facilitada por la editorial:

Alina Bronsky (Ekaterimburgo, Rusia, 1978) pasó su infancia en la parte asiática de los Urales y su juventud en el Estado de Hesse (Alemania). Después de sus estudios de medicina, que no concluyó, trabajó como periodista. Vive cerca de Frankfurt. Su primera novela Scherbenpark (El parque de los cristales rotos) recibió el aplauso de la crítica, se convirtió en un bestseller y pronto se tradujo a otras lenguas. Der Spiegel declaró que Alina Bronsky era «el debut literario más interesante de la temporada».
La autora tiene una página web: http://www.alinabronsky.com  en inglés.



Si queréis leer un fragmento, pinchad aquí.




4 comentarios:

Atram14 dijo...

Pues a mi me has convencido! Apuntada queda, porque tiene muy muy buena pinta.

LAKY dijo...

La apunte a raíz de otra reseña que leí y ahora tengo aun más ganas de leerla.
Besos

Tatty dijo...

Tiene una pinta estupenda, a mí todas estas novelas con títulos un tanto extraños me llaman muchísimo la atención, pero bueno, en este caso también el argumento parece interesante
un beso!

Luisa dijo...

Me convenció tu crítica y se lo pedí a "los Reyes". No me decepcionó: una tragicomedia con fondo para pensar.